martes, 15 de octubre de 2013

“TENEMOS ARTE PARA NO MORIR DE LA VERDAD”

“Tenemos arte para no morir de la verdad”… dijo Nietzsche y yo hoy, estoy muriendo, de ahí la razón de mis palabras.
Nos envían con ego, fanatismos, apegos, materialidad, violencia (propios de la mente que no somos) y nosotros debemos enfrentarlos, evadirlos, tratar de entenderlos, encontrarles un escape y no sufrir por ellos…difícil tarea…

De repente la mente nos invade y si la dejamos triunfar sufrimos, (aunque quizás algunos han sido incapaces de darse cuenta que podían no sufrir dejándola sin efecto y todavía la llevan gloriosos y confundidos pensando que eso son ellos mismos)

Me he visto envuelta en la posesión…tormentosa y maldita posesión  que se apodera del amor incondicional y lo transforma en condicional sin pedirme permiso, a hurtadillas, sin percibirlo. Entonces cometo errores, luego la culpa y junto con ella la evasión  del presente y la perturbación de la paz interior. Tormentas, truenos, llantos, angustia, desgarros por dentro, y sentada e inmóvil por fuera, Una Guerra interna con engañadora apariencia pacifica.

Nadie lo nota excepto él… que quizás sin querer, se ha convertido en lo primordial de mis pensamientos y la razón de mi posesión mental. Pero también en lo profundo de mi ser a encarnado su amor que ya corre por mis venas y el aura que nos rodea. Un amor  sincero enterrado en la tierra mental que No me deja salir.

Sensación de amarlo para siempre. No existe el tiempo, existe solo ese momento en el que descubro la eternidad y la vacuidad del espacio en su mirada,  que me abraza y me lo dice todo. Me recuerda quien soy y me devuelve la conciencia El tiene la magia de hacerme aparecer el alma pura, casi sin el cuerpo…

 Desde acá… sumergida ahora en el mar mental y recobrando la conciencia con respiraciones lentas y meditativas siento culpa… por desterrar  la materialidad mundana tan pocas veces… prometo despegarme de lo mundano y amarte, amor libre, con alas en el alma, como a veces lo hago…vuélveme a la realidad te pido solo con una mirada.

Expresó ella… y estaba sentada hundida en su silencio exterior. Y corrió a escribirlo para no morir…
                                                                                             Ana Carolina Cereda
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario