sábado, 2 de mayo de 2015

Olvidos y Preferencias (El presente translúcido)

Tan rápido pasó el día, que no alcancé a ver su luz. Tanto estamos preocupados por el objetivo, que nos olvidamos del camino, de sus flores, de su aire. La ansiedad por cumplir y obedecer, se transforma en primordial, postergando la alegría de vivir nuestro presente.

Preferimos correr y no caminar, priorizamos hablar antes de pensar, y herir antes de tolerar.

Pensamos que el acopio indiscriminado de materialidad nos sanará y que el prestigio social, nos dará tranquilidad. Esta equivocación, se hace parte de nuestra vida y encarna como verdad, toma decisiones sin consultar y nosotros le creemos. Error que tiene su lugar conquistado, esta generalizado como verdad y como única forma de vida.

Olvidamos que no somos nuestro cuerpo, que todo lo exterior no es nuestro. Olvidamos de donde venimos.
Abandonamos la dedicación en arenas movedizas, e idealizamos el amor como debilidad y nos da vergüenza.

Entonces, en la terca creencia del momento efímero, queremos y no amamos, competimos y no nos abrazamos, ignoramos y no nos besamos, mentimos, negamos. Nos equivocamos.

Será difícil, no sentir la tristeza en los ojos, la angustia en el pecho  y las lágrimas en la garganta. La soledad en los huesos,  la insatisfacción como sed. La mente cargada y la respiración insuficiente.

Difícil no arrepentirnos al llegar las estrellas y ansiar el sol. Contradictorio tener aún la osadía de victimizarnos...


Ana Carlina Cereda
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario